Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de 2013

Operación Dulce, Ian McEwan

Hacia la trampa

Decir que una novela es “ingeniosa” no siempre implica un elogio; a veces parece volver evidente que lo que en realidad se quiere decir es que el escritor en cuestión se esforzó quizá demasiado por parecer inteligente, cuando, en realidad, el material ofrecido no termina siendo más que un signo de grisitud o mediocridad o, en último caso, un producto leve, insustancial, un montón de humo. Dicho esto, ingeniosa no sería una mala descripción de Operación Dulce, la más reciente novela de Ian McEwan (un escritor que, más que ingenioso, solía, al menos en su primera época, ser asociado más bien a lo “macabro” o incluso lo “perverso”, con su menú de incestos, pedofilia y gore), aunque también funcionarían adjetivos que, a su vez, acaso espantarían a cierto lector (y sobre ese tipo de lector hay mucho en esta novela), entre ellos tramposa, truculenta o incluso artificiosa. En este caso, de todas formas, si convenimos que Operación Dulce es una novela ingeniosa, semejante califi…

Mito, Pedro Peña

Pavura, Alejandro Ferreiro

El camino de Ida, Ricardo Piglia

Ida y vuelta (8 notas sobre Ricardo Piglia y El camino de Ida)


1 Habría que pensar a Ricardo Piglia como quien enseñó a leer a un buen número de escritores argentinos contemporáneos. O, dicho de otra manera, es posible ver en la literatura argentina reciente un grupo de escritores evidentemente influidos (¿marcados? ¿deformados?) por Piglia, por, específicamente, la posición de Piglia ante ciertos textos. Leer el compilado de entrevistas Crítica y ficción y después pasar a El factor Borges, de Alan Pauls, a la novela Las teorías salvajes, de Pola Oloixarac, y al compilado de cuentos y crónicas Instrucciones para dar el gran batacazo intelectual argentino, de Juan Terranova, es una buena manera de apreciar esa línea, en la que también comparece la lectura del género policial que Piglia viene construyendo desde hace décadas, evidente (como punto de partida, como disparador) en, por ejemplo, el libro Nuevos secretos, de Ezequiel de Rosso. La lectura como equívoco (ver, por ejemplo, El últi…

Irrupciones, Mario Levrero

¡Alemania, Alemania!, Felipe Polleri