Ir al contenido principal

Las Furias, Renzo Rossello



Bienvenidos al futuro
 
La ciencia ficción uruguaya parecería dividirse en dos provincias casi incomunicadas: por un lado están los escritores mainstream (o de “literatura general”) que han visitado al género en alguno de sus libros, casi con el gesto de un turista de paso; por otro, los autores con vocación más militante, más cercada por las barreras del gueto, más volcada a la gestión de revistas, fanzines y espacios de divulgación específicos. Entre los primeros están Ercole Lissardi (Interludio, interlunio), Pedro Peña (Eldor) y Natalia Mardero (Guía para un universo); entre los segundos hay que contar a Roberto Bayeto (En la tierra donde viven los dragones) y a Pablo Dobrinin (Colores peligrosos). Ahora, con su libro Las furias, Renzo Rossello (Montevideo, 1960) se suma al primer grupo –el de los “visitantes”, por llamarlo de alguna manera, el de, parafraseando a Rodrigo Fresán, quienes escriben libros “con” ciencia ficción en lugar de libros “de” ciencia ficción.
La editorial que lo publicó, Estuario Editora, hay que señalar, omite a nivel de los paratextos cualquier referencia posible a la ciencia ficción; llama la atención, por tanto, que en un libro bastante más alejado del género como Cuentos de tripas corazón, de Leandro Delgado, la calificación genérica (“fantasía y ciencia ficción”, leemos en la contraportada) sea mucho más evidente. A la vez, Estuario ha apostado por la novela policial en su colección Cosecha Roja (donde fue reeditada Trampa para ángeles de barro, del propio Rossello), de modo que el gesto de eludir nombrar la ciencia ficción (en un libro en que la lectura de sus clásicos asoma por todas partes) se convierte, sin lugar a dudas,  en un punto de partida para reflexionar sobre el estatus de este género en la narrativa uruguaya.
En cualquier caso, basta con recorrer las primeras páginas de Las furias para que resulte más que claro que Rossello hace uso de un verdadero museo de tópicos cienciaficcioneros: artefactos alienígenas un poco a la H.P.Lovecraft, conspiraciones, la posibilidad de predecir el futuro de un individuo a través de sus genes, mutantes, guerras del futuro, nuevas enfermedades y epidemias, viajes en el tiempo… cada uno de estos lugares comunes de la ciencia ficción clásica aparece en este libro bajo la forma del asunto central de un capítulo. En ese sentido, es especialmente notorio que Las furias no es tanto una novela como una colección de cuentos, presentados con una historia que les sirve de eje (la desaparición de un periodista y su búsqueda a cargo de un colega sueco, que va armando una suerte de diario –“cuaderno de viaje”– de su misión), y ahí está uno de los mayores defectos del libro de Rossello: la proliferación de relatos –tan acotados cada uno de ellos a un tema, a un tópico en particular– crea la sensación de un futuro de parque temático de la ciencia ficción clásica, un poco lo que pasa con Futurama (donde capítulo a capítulo se nos presentan, incansablemente, tanto referencias a obras puntuales como lugares comunes del género) pero sin el evidente tono humorístico y paródico. El resultado resulta un poco irreal, quizá, un poco artificioso, especialmente si lo comparamos con esfuerzos más recientes en el género de “futuro cercano y creíble”, entre ellos La chica mecánica, de Paolo Bacigalupi. Se trata, por supuesto, de una lectura desde la ciencia ficción, desde una opción de lectura –más “militante”, más de género– que examina un libro producido por un autor mainstream desde un corpus vasto y complejo que parecería resultarle ajeno, inexplorado o recorrido para nada a fondo y con poco “rigor”. Algo similar, de hecho, sucedió en su momento con Eldor, de Pedro Peña: las críticas especializadas (en la revista argentina Cuásar, por ejemplo) no dejaron de señalar lo ingenuo de la ficción de Peña, que parecía encapsulada en las fronteras de la ciencia ficción y la fantasía como eran entendidas por los tiempos de Ray Bradbury y fallaba, en ese sentido, a la hora de convertirse en una incorporación válida a una serie literaria que ha dejado atrás hace tiempo (en cuanto ante todo a la capacidad de sorprender a través de la incorporación de nuevos tópicos o mediante una deconstrucción o vuelta de tuerca de los tópicos consabidos) al autor de Crónicas Marcianas –no necesariamente, cabe aclarar,  en relación a ese espejismo que podríamos llamar la “calidad literaria”.
Sin embargo, leer Las furias es una experiencia literaria de primer orden. No sólo presenta Rossello sus historias con pulso firme y solvencia sino que, en general, los relatos siempre son interesantes y, lo que es más importante, a veces –quiero decir: no pocas veces– maravillan. El nivel quizá no sea precisamente homogéneo; pensando al libro como una colección de cuentos (donde lo heterogéneo es lo más esperable) cabría señalar que hay algunos excelentes (“El hundimiento del edificio Excelsior”, por ejemplo, y también “Juicio al monstruo nonato” y en particular “Mientras llueve sobre Ciudad Gótica”), que entrarían cómodamente en una antología de los mejores cuentos uruguayos de las últimas décadas, y también algunos de segundo orden (“Alguien en la puerta”, “Toda la verdad sobre el proyecto Kurtz”), a la vez que ninguno da la sensación de quedar al nivel de un cuento fallido. Es cierto que cabrían pequeñas objeciones: los diálogos a veces no suenan del todo naturales o creíbles, por ejemplo, y en algunas ocasiones a Rossello se le escapa que el narrador se demore en datos de tipo “histórico” (es decir el equivalente de “cómo se llegó a esta situación”), útiles para el lector pero, a la vez, carentes de mayor justificación a nivel de la ficción (después de todo, el narrador es un “cronista” y, por tanto, escribe para sus contemporáneos, que no necesariamente necesitan ser recordados de hechos pertenecientes a su pasado inmediato).
Quizá el libro se habría beneficiado de una presentación diferente: como colección de relatos no necesariamente incorporados al mismo “universo”, en tanto hacer lo contrario –darles el marco novelístico, digamos– termina generando esa sensación de “parque temático” comentada más arriba, ese futuro hipercargado de tópicos literarios y, por tanto, artificial. Quizá la editorial se preguntó cómo vender un libro de cuentos de ciencia ficción y la respuesta fue que sería más fácil apostar a una novela... Pero se trata, evidentemente, de una especulación que no tiene mayor importancia.
Las furias, en resumen, con sus pequeños defectos y notorias virtudes, es uno de los mejores libros de narrativa publicados en Uruguay en 2012. Ya pensando en términos de ciencia ficción, es sin duda uno de los trabajos más interesantes publicados en las últimas décadas, más allá de que un lector especializado podría objetar que no incluye novedades notorias y que la mayoría de los tópicos pertenecen a una ciencia ficción preciberpunk. A la vez, leído en relación a la carrera de Renzo Rossello, se trata de una apuesta exitosa por la versatilidad, la riqueza y el buen hacer narrativo.

Publicada en La Diaria el 3 de enero de 2013

Comentarios

Entradas populares de este blog

Tarántula, Bob Dylan

César Aira, El marmol

Glóbulos de mármol y conspiraciones alienígenas


Las primeras páginas de El mármol, una de las novelas de Aira editadas este año, ofrecen el enigma que el resto del libro se propondrá resolver. En los alrededores de un supermercado un hombre está sentado sobre un bloque de mármol. Se ha bajado los pantalones y se mira las piernas y los genitales, aliviado de encontrarlos. ¿Cómo ha llegado allí? ¿Por qué esta casi desnudo en un espacio público? ¿Y por qué se siente aliviado al comprobar que no ha perdido las piernas o los genitales? El narrador de la novela es ese hombre sentado sobre el mármol, y no conoce la respuesta a tantas preguntas. Busca en su memoria pero el recuerdo se niega a aparecer, así que se propone un sistema para encontrarlo: escribir. El resto del libro será esa indagación, y encontrará su punto final apenas surjan el recuerdo y la respuesta a esas preguntas. En ese sentido, pocas novelas de César Aira (Coronel Pringles, 1949) son tan redondas como El mármol, que llama…

"El inmortal" y otros textos, Jorge Luis Borges