Ir al contenido principal

David Foster Wallace portátil



Conozca a David Foster Wallace

 
 
En 2014 la editorial estadounidense Little, Brown and Company publicó The David Foster Wallace Reader, una colección de fragmentos de novela, ensayos, cuentos, artículos de críticos y escritores sobre la obra de Wallace y, además, el añadido de notas y ejercicios del autor para sus estudiantes universitarios y una selección de correspondencia. La edición en castellano, de reciente aparición en Linteratura Random House, propone una serie de cambios con respecto a la publicación original: el más importante acaso que los editores españoles, con buen tino, decidieron no incluir los fragmentos de las novelas La broma infinita (1996) y El rey pálido (2011, publicada póstumamente), alegando acertadamente que éstas “por más que (...) se presten a ser fragmentadas, hay que leerlas enteras”, y no cabe duda que la experiencia de leer La broma infinita es inseparable de lo abrumadora que puede resultar su cifra de 1216 páginas (por no mencionar el permanente ir y venir entre el cuerpo principal del texto y las notas al final), de modo que leer un fragmento cualquiera, por más brillante que sea el elegido, no atina a ofrecer un verdadero atisbo de la magnitud del libro.
 
La edición en castellano no omite la sección más “inclasificable”, aquella que, en inglés, abunda en cartas de Wallace a su madre y en apuntes sobre autores que importaban especialmente al escritor; es posible discutir la pertinencia de estos textos en un libro de estas características (incluso podía pensarse que el original en inglés habría quedado “depurado” por su omisión) o, en todo caso, podría pensarse que acaso hubiesen encontrado un lugar más cómodo en una publicación aparte dirigida de alguna manera a lectores más profundamente interesados en David Foster Wallace (en oposición a aquellos que empiezan a acercarse a su obra, es decir).
 
De todas formas, está claro que David Foster Wallace Portátil (el título elegido por la edición en castellano) logra a la perfección lo que se propone, es decir ofrecer un buen repertorio del variado desempeño del autor de La broma infinita con la palabra escrita.
 
Entran ahí, entonces, los diversos aciertos de ambas ediciones. Por ejemplo, es bienvenida la inclusión de “El planeta Trilafón y su ubicación respecto a Lo Malo” (1984), el legendario primer texto publicado por Wallace, del mismo modo que es irreprochable la elección de relatos. Portátil ofrece textos tan ineludibles (y ya verdaderos clásicos de la literatura estadounidense del siglo XX tardío y del XXI) como “La niña del pelo raro” y “Animalitos inexpresivos”  (ambos del compilado de cuentos La niña del pelo raro, de1989), y hay además una buena selección de los textos incluidos en el libro Entrevistas breves con hombres repulsivos (1999), en la que aparece el conmovedor “La persona deprimida”, otro texto fundamental. Los relatos tomados de Extinción (2004), el más oscuro e inquietante de los libros de Wallace, están sin duda bien elegidos e incluyen al excelente “Encarnaciones de niños quemados”.
 
Funciona igualmente bien la selección de textos periodísticos y ensayísticos; no podía faltar, por ejemplo, la famosa crónica “Algo supuestamente divertido que no volveré a hacer”, relato de un viaje en crucero, ni tampoco textos tomados de Hablemos de langostas (2005), libro representado aquí, entre otros textos, por el buenísimo “Algunos comentarios sobre lo gracioso que es Kafka, de los cuales probablemente no he quitado bastante”.
 
Es interesante también que la edición castellana haya decidido remplazar los textos sobre Wallace aportados por colegas y estudiosos de ámbito anglosajón con sus, digamos, “equivalentes” castellanos; así, cada sección de Portátil es epilogada por un escritor de relieve en el ámbito hispanoaméricano que, cabe pensar, sostiene alguna forma de relación cercana con la obra de Wallace. La nómina incluye a Javier Calvo (excelente traductor de la obra de Wallace y autor de novelas buenísimas como Corona de flores, de 2010, y Mundo maravilloso, de 2007), a Rodrigo Fresán, Alberto Fuguet y Leila Guerrero, entre otros, y cada uno de ellos aporta -algunos de manera más interesante que otros, por supuesto- su visión y lecturas de la obra en cuestión. En ese sentido cabe resaltar el texto de Javier Calvo y el de la madrileña Inés Martín Rodrigo, y leer más bien por arriba el de Fuguet. El libro incluye también -cuenta la introduccion que “gracias” a Fresán- dos poemas de Andrés Calamaro (“Suicidios” y “La balada de Foster Wallace”) que, en rigor, no aportan absolutamente nada más que cierto cholulismo y hacen pensar que acaso podría haberse incluido en su lugar la traducción de alguno de los textos críticos de la edición original, a cargo de escritores tan atendibles como Jonathan Franzen (y éste ocupa un lugar de interés en la biografía de Wallace, además, mientras que en los poemas de Calamaro leemos “no leí La broma infinita / pero recuerdo a Foster Wallace en la Gran Feria del Porno”, p.667).
 
Es posible que tanto a la edición castellana como a la original le falten ensayos panorámicos o introductorios a la obra de Wallace. Si el objetivo del libro era de alguna manera presentar al autor y, de paso, acercar a los lectores una obra no siempre considerable “fácil”, sin duda un texto de corte didáctico habría resultado de utilidad. En cualquier caso, la decisión de los editores parece haber sido dejar hablar por sí mismos a los textos de Wallace, y convengamos que su elocuencia no ha de ser puesta en duda acá (o, en todo caso, el debate sobre el lugar de Wallace en la literatura contemporánea, escrita en inglés o en la lengua que sea, pertenece a un lugar distinto a estas páginas).
 
Simultáneamente con Portátil salió al mercado una nueva edición de La broma infinita, que ofrece una portada especialmente sugerente (con un VHS de cinta desenrollada, lo que supone un guiño interesante a las películas aludidas en el libro y, en especial, a la central a la trama). Ambos libros (la novela esencial del autor y la cuidada selección de textos breves) ofrecen todo lo esencial de uno de los autores más importantes -más allá de la lengua en qu escribió- de las últimas décadas. Por supuesto que no remplazan la exploración completa de la obra, pero en tanto punto de partida -y acá me refiero especialmente a Portátil- la propuesta es sin duda muy recomendable.

Publicada en La Diaria el 18 de enero de 2017


Comentarios

Entradas populares de este blog

Tarántula, Bob Dylan

César Aira, El marmol

Glóbulos de mármol y conspiraciones alienígenas


Las primeras páginas de El mármol, una de las novelas de Aira editadas este año, ofrecen el enigma que el resto del libro se propondrá resolver. En los alrededores de un supermercado un hombre está sentado sobre un bloque de mármol. Se ha bajado los pantalones y se mira las piernas y los genitales, aliviado de encontrarlos. ¿Cómo ha llegado allí? ¿Por qué esta casi desnudo en un espacio público? ¿Y por qué se siente aliviado al comprobar que no ha perdido las piernas o los genitales? El narrador de la novela es ese hombre sentado sobre el mármol, y no conoce la respuesta a tantas preguntas. Busca en su memoria pero el recuerdo se niega a aparecer, así que se propone un sistema para encontrarlo: escribir. El resto del libro será esa indagación, y encontrará su punto final apenas surjan el recuerdo y la respuesta a esas preguntas. En ese sentido, pocas novelas de César Aira (Coronel Pringles, 1949) son tan redondas como El mármol, que llama…

Philip K Dick, Exégesis

Teorías salvajes y el secreto del universo
Un día de febrero de 1974 el escritor estadounidense Philip K. Dick fue al dentista. Hacía días que el dolor en una de sus muelas del juicio se había vuelto insoportable y era necesario extraerla. El proceso implicó el uso de pentotal sódico como anestésico, pero para cuando Dick regresó a su casa el dolor arreció, así que llamó por teléfono a una farmacia cercana y ordenó analgésicos. Al rato una empleada le trajo el pedido; tras abrirle la puerta Dick se quedó absorto por unos instantes: la chica llevaba un colgante con un símbolo que el escritor no reconoció, con forma de dos semicírculos entrelazados para sugerir la forma de un pez… Y brillaba. El colgante arrojaba un extraño resplandor inagotable, para el asombro de Dick, que no atinó a otra cosa que a preguntarle a la muchacha el significado de aquel símbolo. Se trataba del llamado “signo del pez”, por la palabra “pez” en griego koiné, formada con las iniciales de algo así como “Jesús Cri…