Ir al contenido principal

Lennon, David Foenkinos



Imaginar a John Lennon


Para empezar, está claro que Lennon, el último libro de David Foenkinos traducido al castellano, no es una biografía del ex Beatle, y quienes busquen tal cosa van a concluir, desilusionados, que las 192 páginas propuestas por el periodista y novelista francés y los hechos allí presentados, casi todos relativos a la historia de The Beatles y muy pocos vinculados a la carrera solista de Lennon, son evidentemente insuficientes a la hora de ofrecer un retrato digamos “serio” o extensivo del músico.
Narrada en primera persona por el propio John, es, de hecho, una novela no ficticia (si es que realmente puede existir tal cosa) en la que Lennon es protagonista y narrador, a través de un artificio tan sencillo como la suerte de “confesión” que el músico lleva a cabo a lo largo de cinco años, sesión tras sesión, para un analista que vive en su mismo edificio.
Es cierto, también, que al pasar las páginas del libro daría lo mismo que Lennon estuviese hablándole al ascensorista del Dakota Apartments o a un viejo amigo, y por ahí podría entreverse uno de los principales defectos del libro si nos ponemos exigentes (ya que si no lo hacemos es evidente que la novela de Foenkinos es entretenida, su escritura competente y fluida, y que la voz ficticia de Lennon, más allá de la en el fondo irrelevante correspondencia con la “real”, cualquiera o como quiera que fuese la voz o las voces de John Ono Lennon, es convincente y lleva la historia con pulso impecable), en tanto Lennon no parece cambiar –en tanto la voz de Lennon no parece cambiar, en tanto la perspectiva de Lennon no parece cambiar– entre la primera de las “sesiones” propuestas por el libro, el 21 de septiembre de 1975, y la última, la víspera del asesinato perpetrado por Mark Chapman. Curiosamente, ese tipo de cambio o “evolución” quizá sería esperable tanto para una biografía como para una novela, y Foenkinos no lo construye.
La elección de las fechas para la primera y última sesiones es claramente relevante; la última, por supuesto, permite que Foenkinos deje al lector lamentándose por la muerte de Lennon justo en el momento en que parecía que estaba dándose su renacimiento o su segundo aire (lo cual es casi un lugar común, y, en todo caso, queda bastante claro si se escucha Double Fantasy, quizá su mejor trabajo solista); la primera precede por pocos días al nacimiento de Sean Lennon y a los cinco años en que el ex Beatle se mantendría alejado del mundo de la música, dedicado a criar a su hijo, a hacer pan y a reconciliarse con Paul McCartney, entre otras cosas. De lo sucedido durante esos años, en todo caso, sabemos poco y nada en el libro de Foenkinos, quien se limita a dar alguna que otra pista (para quienes ya conocen la biografía del músico, claro) o comentar mínimamente hechos como la muerte de Alfred Lennon, padre del ex Beatle, en 1976.
Podría pensarse que hay algo demasiado de “verdad oficial” en lo que el Lennon ficticio cuenta a su psicólogo, en el sentido de que la visión presentada en el libro no insiste demasiado en ciertas facetas oscuras de la personalidad del músico y lo presenta de una manera digamos “aprobada por Yoko Ono”; hay aquí y allá, de todas formas, algunos pasajes o anécdotas donde el ex Beatle se abstiene de desarrollar más sus sentimientos, de modo que Foenkinos logra que pensemos en el significado de lo no dicho y, de alguna manera, volvamos un poco más compleja y oscura la figura de Lennon. Estos pasajes están probablemente entre lo mejor de la novela, e incluyen referencias a Julian Lennon, a quien John abandonó o descuidó durante al menos diez años, y a May Pang, “novia” de Lennon durante 18 meses entre 1973 y 1974 (el llamado “fin de semana perdido”).
Otro pasaje especialmente interesante es el dedicado a la etapa en Hamburgo de The Beatles, que, si bien no incluye nada que no aparezca, por ejemplo, en The Beatles Anthology, se lee con especial interés. También vale la pena resaltar las referencias a Julia Dykins, medio hermana de Lennon (el momento en que se alude a la separación de los hermanos es escalofriante), y el relato de las semanas pasadas en Rishikesh, India, para estudiar meditación trascendental con Maharishi Mahesh Yogi.
Se trata, entonces, de una muy legible novela sobre John Lennon, sobre la vida de Lennon como podría haberla narrado él mismo, aunque, claro está, cabe suponer, sospechar o tener la corazonada de que, en realidad, la autobiografía del ex Beatle habría sido muy diferente, incluso si hubiese sido escrita entre 1975 y 19890, y está más que claro que jamás podremos saberlo, por supuesto, pero permaneciendo en este universo, en el que Lennon fue asesinado el 8 de diciembre de 1980, el libro de Foenkinos, con sus virtudes y sus defectos, es una alternativa a tener en cuenta. Y, sobre todo, un libro muy disfrutable.

Publicada en La Diaria el 19 de febrero de 2014

Comentarios

Entradas populares de este blog

Tarántula, Bob Dylan

César Aira, El marmol

Glóbulos de mármol y conspiraciones alienígenas


Las primeras páginas de El mármol, una de las novelas de Aira editadas este año, ofrecen el enigma que el resto del libro se propondrá resolver. En los alrededores de un supermercado un hombre está sentado sobre un bloque de mármol. Se ha bajado los pantalones y se mira las piernas y los genitales, aliviado de encontrarlos. ¿Cómo ha llegado allí? ¿Por qué esta casi desnudo en un espacio público? ¿Y por qué se siente aliviado al comprobar que no ha perdido las piernas o los genitales? El narrador de la novela es ese hombre sentado sobre el mármol, y no conoce la respuesta a tantas preguntas. Busca en su memoria pero el recuerdo se niega a aparecer, así que se propone un sistema para encontrarlo: escribir. El resto del libro será esa indagación, y encontrará su punto final apenas surjan el recuerdo y la respuesta a esas preguntas. En ese sentido, pocas novelas de César Aira (Coronel Pringles, 1949) son tan redondas como El mármol, que llama…

Philip K Dick, Exégesis

Teorías salvajes y el secreto del universo
Un día de febrero de 1974 el escritor estadounidense Philip K. Dick fue al dentista. Hacía días que el dolor en una de sus muelas del juicio se había vuelto insoportable y era necesario extraerla. El proceso implicó el uso de pentotal sódico como anestésico, pero para cuando Dick regresó a su casa el dolor arreció, así que llamó por teléfono a una farmacia cercana y ordenó analgésicos. Al rato una empleada le trajo el pedido; tras abrirle la puerta Dick se quedó absorto por unos instantes: la chica llevaba un colgante con un símbolo que el escritor no reconoció, con forma de dos semicírculos entrelazados para sugerir la forma de un pez… Y brillaba. El colgante arrojaba un extraño resplandor inagotable, para el asombro de Dick, que no atinó a otra cosa que a preguntarle a la muchacha el significado de aquel símbolo. Se trataba del llamado “signo del pez”, por la palabra “pez” en griego koiné, formada con las iniciales de algo así como “Jesús Cri…