Ir al contenido principal

Nocturama, Sebastián Pedrozo



Terrores nocturnos

 
Nocturama (2003) podrá no ser el mejor álbum de Nick Cave and The Bad Seeds, pero incluso si se lo escucha como una suerte de Cave en piloto automático está claro que la noche –o lo nocturno, o cierta oscuridad en la que no se ahonda demasiado– está en las canciones que lo integran, así se trate de una noche aquí y allá un poco aburrida. 
 
A esta afirmación acaso suscriba Sebastián Pedrozo (Montevideo, 1977), que ha tomado prestado el título de Nick Cave para su más reciente novela juvenil, en la que, dicho sea de paso, hay algo así como una versión ficcional del músico australiano y su banda. El protagonista es un joven fanático de las películas de terror y del rock oscuro, y la trama del libro va por esos lados, no sólo porque el género en el que se enfoca Pedrozo es el horror –y el horror sobrenatural, demonios incluidos– sino porque el cine y la música son esenciales al argumento. 
 
Podemos empezar por el rock, entonces. Tenemos a Nick Cave, que en la novela se llama Finneas O’Malley (es decir que en su nombre hay un transplante desde Australia hasta Irlanda) y canta en una banda llamada Las Malas Semillas (acá la máscara en la ficción es la traducción del nombre al castellano); junto al protagonista termina enredándose en un combate contra zombis y demonios, estos últimos creados a partir del “lado oscuro” de los seres humanos, un poco a la manera de la cara en el retrato de Dorian Gray o del Mr.Hyde de la novela de Stevenson. El protagonista, que se llama Lucas y está por terminar el liceo, también es consciente de su lado oscuro: padece un extraño caso de insomnio que lo lleva a desarrollar un conocimiento especial e íntimo de la noche y la oscuridad, conocimiento que comparte con los dos personajes femeninos del libro, que son capaces de ver en él, se dice por ahí, justamente lo contrario a la oscuridad, cosa que lo vuelve imprescindible en la lucha contra los “malos” de la novela.
 
Evidentemente Pedrozo sabe muy bien cómo trabajar estas ideas en una novela juvenil. Lo interesante, de todas formas, es que el terror es palpable: está allí –se lo siente– incluso cuando adivinamos que el autor ha decidido –naturalmente, dado su público– no conducirnos hasta el fondo. Si lo hubiese hecho, es inevitable pensar, la novela sería tan intolerable y fascinante como los cuentos más macabros de Ligotti (como esa maravilla perturbadora que es “Teatro Grottesco”, por ejemplo), en cuyo libro Noctuary (se podría traducir como “Noctuario”) acaso Pedrozo se inspiró también. De hecho, el climax del libro transcurre en un cine abandonado en las afueras de la ciudad, una escenografía muy ligottiana.
 
Está también el cine, entonces, y en Nocturama el eje de la trama es una serie de filmaciones en las que ese lado oscuro de las personas es visible, incluso como retrato del proceso de generación o nacimiento de esos demonios que los protagonistas han de combatir. No sin antes, por cierto, meterse en una pelea con zombis y entrar en contacto con “Romero” (la referencia a George A. Romero, maestro del cine zombi y de horror, es más que evidente), el cineasta responsable de las filmaciones. 
 
Pedrozo, claramente, ama y entiende el cine y la literatura de horror, y sabe perfectamente cómo instalarse en el género. La novela, en ese sentido, está bien llevada y convence.
 
Se trata, de hecho, de la primera parte de una trilogía. Nocturama sería el título conjunto de los tres libros, mientras que “Los demonios” (que en la diagramación de la portada parece más bien un subtítulo) es el de la primera entrega, cuyo final sin dudas convence al lector de ir a por los otros dos de inmediato (pero habrá que esperar para ello).
 
La nota negativa del libro es la notoria ausencia de un trabajo aplicado de edición. Pedrozo en sus mejores momentos (que no son pocos) narra de manera sólida, pero aquí y allá aparecen –inmotivadamente– pasajes sin puntuación y, también, comas que sobran, distracciones y errores de esos que se detectan con una simple revisión. El libro no queda desmerecido ni mucho menos malogrado por estos detalles, por cierto, puesto que se lo lee con entusiasmo, disfrute y tensión, atravesando climas de horror sumamente bien logrados, pero resulta inevitable pensar que con algo tan simple como un editor atento habría resultado mucho más satisfactorio. 
 
En última instancia, una sumamente recomendable novela juvenil –“género” al que recientemente se han dedicado escritores de literatura fantástica, ciencia ficción y/o terror tan fascinantes como Ursula K. LeGuin (con la serie Anales de la costa occidental) y China Miéville (con Railsea), disfrutable por los adolescentes y jóvenes adultos a los que está dirigida y, también, por cualquier fanático del terror.


Publicada en La Diaria en Bloomsday 2015

Comentarios

  1. Si tienes más informacón de este libro, ¿podrías publicarala?
    Es que me lo compre y me quede muy intrigada con el final, y quiro saer cuando saldrá el segundo libro, porque busque y busque y no aparace nada de informacío. Lo harías por favor???
    Saludos :*

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. aún no ha salido, pero te averiguo preguntándole al autor.

      Eliminar
    2. Muchísimas gracias. Es que me gusto mucho el primero y realmenteme ha dejado MUY intrigada, jaja, y perdona que no haya contestado antes!!

      Eliminar
  2. Impresionante la cantidad de errores, gramaticales y de estructuración. Evidentemente la editorial se salteó muchos pasos antes de publicar la obra. Realmente deja mucho que desear.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. hay errores, sí, y hablando con el autor me enteré de que se debe a una confusión por parte de la editorial: usaron una versión muy primitiva del manuscrito. Esperemos que el error no se repita en los siguientes tomos de la saga

      Eliminar
  3. Hola, "Nocturama II, Alex", saldrá en marzo de 2017. Saludos!

    ResponderEliminar
  4. Me encantó
    Enserio, buenísimo. Estoy haciendo un trabajo sobre el. Quiero saber ciudad de edición,años de edición y la editorial por favor

    ResponderEliminar
  5. Me encantó
    Enserio, buenísimo. Estoy haciendo un trabajo sobre el. Quiero saber ciudad de edición,años de edición y la editorial por favor

    ResponderEliminar
  6. Hola Anónimo; el libro fue editado en Montevideo, el mismo año en que fue publicada mi reseña; la editorial es Random House y el sello es Montena

    ResponderEliminar
  7. Espectacular libro!!! Mi hija de 11 años no pudo parar d leerlo! Lo terminó en 2 días! Lástima los errores gramaticales, pero deseosas de que llegue marzo para comprar el segundo!!!!

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Tarántula, Bob Dylan

César Aira, El marmol

Glóbulos de mármol y conspiraciones alienígenas


Las primeras páginas de El mármol, una de las novelas de Aira editadas este año, ofrecen el enigma que el resto del libro se propondrá resolver. En los alrededores de un supermercado un hombre está sentado sobre un bloque de mármol. Se ha bajado los pantalones y se mira las piernas y los genitales, aliviado de encontrarlos. ¿Cómo ha llegado allí? ¿Por qué esta casi desnudo en un espacio público? ¿Y por qué se siente aliviado al comprobar que no ha perdido las piernas o los genitales? El narrador de la novela es ese hombre sentado sobre el mármol, y no conoce la respuesta a tantas preguntas. Busca en su memoria pero el recuerdo se niega a aparecer, así que se propone un sistema para encontrarlo: escribir. El resto del libro será esa indagación, y encontrará su punto final apenas surjan el recuerdo y la respuesta a esas preguntas. En ese sentido, pocas novelas de César Aira (Coronel Pringles, 1949) son tan redondas como El mármol, que llama…

Philip K Dick, Exégesis

Teorías salvajes y el secreto del universo
Un día de febrero de 1974 el escritor estadounidense Philip K. Dick fue al dentista. Hacía días que el dolor en una de sus muelas del juicio se había vuelto insoportable y era necesario extraerla. El proceso implicó el uso de pentotal sódico como anestésico, pero para cuando Dick regresó a su casa el dolor arreció, así que llamó por teléfono a una farmacia cercana y ordenó analgésicos. Al rato una empleada le trajo el pedido; tras abrirle la puerta Dick se quedó absorto por unos instantes: la chica llevaba un colgante con un símbolo que el escritor no reconoció, con forma de dos semicírculos entrelazados para sugerir la forma de un pez… Y brillaba. El colgante arrojaba un extraño resplandor inagotable, para el asombro de Dick, que no atinó a otra cosa que a preguntarle a la muchacha el significado de aquel símbolo. Se trataba del llamado “signo del pez”, por la palabra “pez” en griego koiné, formada con las iniciales de algo así como “Jesús Cri…