Ir al contenido principal

Aceleracionismo, varios autores


El futuro pasó (pero volverá)



¿Qué es el aceleracionismo? La pregunta queda respondida en los artículos compilados por Armen Avanessian y Mauro Reis (quien, además, tradujo los textos) bajo el título Aceleracionsmo, estrategias para una transición hacia el postcapitalismo, libro publicado a fines del año pasado por la editorial argentina Caja Negra. Más allá de los precursores Marx (“Fragmento sobre las máquinas” y “Discurso sobre el libre intercambio”) y Deleuze & Guattari (en El anti Edipo), el aceleracionismo en su forma clásica eclosiona en los escritos fundacionales  de Nick Land, hacia la década de 1990. El libro que nos ocupa, entonces, incluye el fundacional “Colapso” (“Meltdown”), de 1994, y también el más reciente “Crítica del miserabilismo trascendental”, de 2007. Entre los dos –especialmente en el primero– queda formulada la perspectiva landiana del aceleracionismo, en la que se fusionan y funden la crisis del humanismo y de la izquierda en el capitalismo tardío, la aceleración exponencial del cambio tecnológico y la condición de no-alternativa del capitalismo.
Lo único que cabe hacer, decía Land, es acelerar el proceso. Es decir: no sólo dar rienda suelta al capitalismo sino inyectarle todo el combustible imaginable para que, finalmente el paisaje resultante sea pos-humano, pos-económico y pos-tecnológico. ¿Que esto parece una crueldad o herejía,  por decir que hay que trabajar con el capitalismo y acelerarlo, en lugar de juntarse con cuatro amiguitos y marchar con pancartas que declaran que está todo mal con el neoliberalismo? Bueno, lo puede parecer para nosotros, humanos del capitalismo tardío, pero después, en el futuro landiano, no habrá ese nosotros.
No es de extrañarse que, con el paso del tiempo, la postura de Nick Land haya terminado por asimilarse a un posible “aceleracionismo de derecha”, por más desafortunada que parezca la designación; es viable, en cualquier caso, en tanto cabe pensarla como opuesta a otro aceleracionismo posterior, cuyo texto fundamental fue publicado por primera vez en 2013 y es también recogido en Aceleracionismo... Se trata de “Manifiesto para una política aceleracionista”, de Alex Williams y Nick Srnicek, y es una propuesta más cercana a una idea posible y fresca de izquierda, un llamado a configurar una izquierda no conservadora y no reaccionaria, que no intente leer el mundo con los viejos códigos del 68 (o anteriores) y reconozca la falla sistemática en su accionar hasta el momento.

La zona aceleracionista
Está claro que los conceptos en juego no quedan encerrados dentro del contorno de la teoría económica; por el contrario, ya desde Land están en juego tanto la ecología como la manera de representarnos lo humano, así como también los procesos y patrones en la cultura y su relación con la economía, la política y la tecnología.
En cuanto a la representación de lo humano, el texto clave de Aceleracionismo… es “La labor de lo inhumano”, de Reza Negarestani (2014). El artículo, cuya exposición más o menos satisfactoria demandaría como mínimo el espacio de esta reseña, propone y maneja una serie de nociones de especial interés: además de una crítica específica a la izquierda menos lúcida aparece la distinción entre el “inhumanismo” (que entiende a la naturaleza/condición humana como una construcción permanente en continua revolución) y el “antihumanismo” (que niega toda exposición posible de esa naturaleza/condición, a la vez que puede desembocar en un antinatalismo a la Thomas Ligotti en La conspiración contra la raza humana). Ambos, a su vez, aparecen evidentemente enfrentados al “humanismo”, entendido como la creencia en y afirmación (normativa incluso) de una naturaleza o condición humana.
Negarestani –se vuelve inevitable recomendar al lector la exploración de su Ciclonopedia, uno de los libros más intelectualmente provocadores de lo que va del siglo XXI– explora y aprovecha esa distinción, y sus ideas permiten además armar un esquema de conexiones hacia otros de los textos compilados en Aceleracionismo…, como por ejemplo “Xenofeminismo: una política por la alienación”  (2015), del colectivo Laboria Cuboniks. A la manera de un manifiesto, el artículo trabaja desde una perspectiva racionalista (“sostener que la razón o la racionalidad es “por naturaleza” una empresa patriarcal es conceder la derrota”, p.119) y propone a la vez un naturalismo ontológico (“la naturaleza, entendida aquí como el ámbito ilimitado de la ciencia, es lo único que hay”, p.127) y un antinaturalismo normativo: como “no hay nada que no pueda ser estudiado científicamente”, todo puede ser “manipulado tecnológicamente” (p.127) y la conclusión es un combativo “¡si la naturaleza es injusta, cambiemos la naturaleza!” (p.133).
El enemigo de esta perspectiva es, por supuesto, cualquier forma de pensamiento esencialista que se vuelva a la vez (necesariamente) antiprometeico. El tema aparece expuesto en “El prometeísmo y sus críticos” (2013), de Ray Brassier: si se asigna a las múltiples caras de la finitud (la muerte, la enfermedad, el olvido, etc) el rol de elementos fundacionales e inalienables de una pretendida naturaleza/condición humana, si se le asigna entonces ese significado fundante de lo humano al sufrimiento, toda pretensión de mejora tecnológica de esos límites (el prometeísmo) es visto como una traición a “eso” que nos hace humanos, fijado normativamente y administrado por grandes atractores culturales como las religiones y la literatura. El xenofeminismo y el artículo de Negarestani, entonces, se alinean con una postura prometeísta (memorablemente, Brassier señala que “hay que desconfiar de quien nos dice que nuestro sufrimiento significa algo) que, a su vez, puede ser asimilada al aceleracionismo clásico o landiano en tanto los procesos acelerativos avanzan en un sentido posthumano.


Back to the future
Otra zona especialmente fascinante del libro está en la interacción entre los textos más enfocados en la teoría cultural. El artículo de Mark Fisher (“Una revolución social y psíquica de magnitud casi inconcebible, los interrumpidos sueños aceleracionistas de la cultura popular”, de 2013) parte de constatar una paradójica “desaceleración” cultural, tema que ocupó especialmente al autor en el excelente Ghosts of my life (2014) y que encuentra una enciclopédica exposición en Retromanía, de Simon Reynolds (2011 en inglés, 2012 en español). De hecho, los tres últimos libros de Fisher (quien, lamentablemente, se suicidó en enero de 2017) pueden leerse como nodos en una red conceptual que parte de la exploración del capitalismo global y la condición de no-alternativa (Realismo capitalista, de 2009 y publicado en español en 2016 por Caja Negra, igual que el recién mencionado Retromanía), examina la fascinación nostálgica por el futuro abolido de la cultura pop (Ghosts of my life) y delinea un modelo teórico para dar cuenta de los futuros posibles (The weird and the eerie, 2017).
El tema de un futuro “perdido” es rastreado por Benjamin Noys en “Baila y muere: obsolescencia y aceleración”(2014) hasta la escena noventera de la música electrónica, y se pregunta de qué maneras podría trabajar el aceleracionismo el referente cultural de la música electrónica/dance. En efecto, si la lógica de la aceleración postula una necesaria obsolescencia, es inevitable pensar en un contexto –como la música pop– donde lo “nuevo” o “el futuro” ya no generan significados del mismo modo que lo hacían hasta mediados de la década de 1990. Operó, entonces, un borroneo del futuro y una “desaceleración” cultural (en oposición a una aceleración tecnológica). Land proponía con entusiasmo el subgénero del drum & bass como una estética de la aceleración, pero a nuestra época le falta precisamente ese ímpetu; quizá en ciertas formas musicales relativamente recientes que miran hacia ese momento de los noventas (el uso del footwork por DJ Rashad, por ejemplo, pero también el gesto retro ya barroco de la vaporwave y el hypnagogic pop, con su vínculo con la obra de proyectos como The Caretaker o Boards of Canada) pueda delinearse una suerte de –por ahora tímido– “regreso al futuro”.
Es que no es posible pensar la aceleración sin pensar en el futuro; de ahí que la representación del o los futuros posibles desde, por ejemplo, “Xenofeminismo”, terminan por ofrecer una serie de variaciones sobre el tema de lo post-humano; después de todo, no es difícil equiparar el posthumanismo con el “inhumanismo” como es propuesto por Negarestani y con la defensa del prometeísmo ejercida por Ray Brassier.


Sí, pero…
Por supuesto que no es difícil pensar una serie de críticas al aceleracionismo en cualquiera de sus formulaciones o incluso a lo que propuse acá como el campo o zona de reflexión que une al aceleracionismo y otras formas de pensamiento contemporáneo, como el realismo especulativo y la ontología orientada a objetos o la crítica cultural. Es concebible que ciertas fuerzas de la vieja izquierda pretendan desestimar, desautorizar o descalificar rápidamente los aportes de tantos pensadores más comprometidos con el futuro que ellos (en esa línea es interesante leer el epílogo del libro, “Academia en aceleración”, del compilador Armen Avanessian) y no cuesta mucho imaginar desde dónde operarían esas críticas.
Por supuesto, insisto, no se pretende decir acá que los diversos aceleracionismos estén libres de zonas más débiles que otras, pero si se examina la parte más crítica del libro que nos ocupa, en particular el artículo de Franco “Bifo” Berardi (“El aceleracionismo cuestionado desde el punto de vista del cuerpo”, de 2013), las objeciones allí planteadas parecen insuficientes y, además, están contestadas desde otros lugares del libro. La idea de que la “aceleración es la forma esencial del crecimiento capitalista” (p.69), por ejemplo, parece caer en el mismo error que Williams y Srcniek le señalan a Nick Land, es decir la confusión entre una “velocidad” (“puede que nos estemos moviendo rápidamente, pero es solo dentro de una serie estrictamente definida de parámetros capitalistas que, por su parte, no vacilan nunca”, p.37) entendida como un proceso de cambio estructural y esencial del capitalismo –lo cual explicaría por qué, si Marx tenía razón, el capitalismo no se ha desmoronado por sí mismo– y la “aceleración” (“un proceso experimental de descubrimiento dentro de un espacio universal de posibilidades”, idem) que más que seguir una lógica inmanentista desterritorializa las fuerzas en operación y recontextualiza la máquina capitalista, reinventándola una y otra vez como un virus que  muta para adaptarse.
Pero pensando ahora en Aceleracionismo, estrategias para una transición al capitalismo en tanto libro, cabe preguntarse qué le falta a su esmeradísima compilación, si es que le falta algo. Propongo apenas una respuesta: quizá un artículo que enfocado especialmente en el lado ecológico de la cuestión. Es posible que el capitalismo no se autodestruya si lo aceleramos, pero sin duda la biósfera no podrá resistir su agresión por mucho más tiempo. ¿O podrá adaptarse el capitalismo a la desaparición de la naturaleza y, por lo tanto, también del “hombre” entendido en oposición (como agente de lo artificial, digamos), un poco en la línea de lo señalado por Nick Land en la sección “el riesgo biológico” (p.62) de “Colapso”? Desde la noción del aceleracionismo como campo teórico podría pensarse, entonces, que al libro compilado por Avanessian y Reis lo completaría, por ejemplo, un texto de Timothy Morton (autor de Ecology without nature, Dark ecology, Hyperobjects y  Humankind: solidarity with non-human people).
En cualquier caso, digámoslo de una buena vez, Aceleracionismo es una lectura obligada. La imagen tan manida del soplo de aire fresco no podría ser mejor utilizada que en relación a este libro y su tema de estudio, a la vez que también cabe pensar que los artículos reunidos (y la vasta constelación de textos a la que remiten al lector) aceleran el proceso de desaparición de esa vieja e incómoda izquierda incapaz de ofrecer una resistencia efectiva a los avances de la derecha.

Pubicada en La Diaria el 27 de febrero de 2018

Comentarios

Entradas populares de este blog

César Aira, El marmol

Glóbulos de mármol y conspiraciones alienígenas


Las primeras páginas de El mármol, una de las novelas de Aira editadas este año, ofrecen el enigma que el resto del libro se propondrá resolver. En los alrededores de un supermercado un hombre está sentado sobre un bloque de mármol. Se ha bajado los pantalones y se mira las piernas y los genitales, aliviado de encontrarlos. ¿Cómo ha llegado allí? ¿Por qué esta casi desnudo en un espacio público? ¿Y por qué se siente aliviado al comprobar que no ha perdido las piernas o los genitales? El narrador de la novela es ese hombre sentado sobre el mármol, y no conoce la respuesta a tantas preguntas. Busca en su memoria pero el recuerdo se niega a aparecer, así que se propone un sistema para encontrarlo: escribir. El resto del libro será esa indagación, y encontrará su punto final apenas surjan el recuerdo y la respuesta a esas preguntas. En ese sentido, pocas novelas de César Aira (Coronel Pringles, 1949) son tan redondas como El mármol, que llama…

Eldor, Pedro Peña

Finalmente, un mundo.

1 A ningún crítico le gustaría ser recordado en las historias de la literatura –en una nota a pie de página, digamos– como aquel que no vio la genialidad de fulano. No son pocos los casos, precisamente, de quienes han tenido la mala suerte de ser incapaces de apreciar en su momento a autores u obras que los años terminaron por empujar hacia lugares más elevados y luminosos. Ciertas lecturas adversas de la obra de Felisberto Hernández son un buen ejemplo y también se suele recordar que André Gide no recomendó a Gallimard la publicación de Por el camino de Swan, basándose en que la página 62 –en la que había abierto al azar el manuscrito– era tan aburrida que contenía apenas la descripción de una taza de té. No hay que culpar a los críticos por ser cuidadosos; la profesión es lo suficientemente ingrata como para hacer crecer ya no lilas de la tierra muerta sino más bien resentimientos y escrúpulos neuróticos, así que mejor cuidarse, no vaya a ser que a los palos reci…