Ir al contenido principal

Gerhard Seyfried



Está hablando del faso
 
Gerhard Seyfried (Múnich, 1948) es una leyenda de la historieta under alemana, lamentablemente poco difundido en el mundo hispanoparlante. Radicado a partir de 1976 en Berlín, donde reside hasta la fecha, ha publicado 16 álbumes de historietas, los más recientes en colaboración con su esposa Franziska Riemann. En la década de 1970 sus páginas abordaron temas casi tabú en la Alemania Occidental de entonces, entre ellos el nazismo; a la vez, como militante de izquierda e integrante del movimiento estudiantil, se opuso a las políticas represoras del gobierno de derecha, lo que le valió la expulsión de la carrera universitaria de Bellas Artes.
Como dibujante, Seyfred es un artista notoriamente versátil. Algunas de sus páginas recuerdan los trabajos del Quino de Potentes, prepotentes e impotentes o Qué presente impresentable, a la vez que otros parecen aproximarse al Francisco Ibáñez de los clásicos Mortadelo y Filemón. Es evidente, también, la influencia de los historietistas del under estadounidense de la década de 1970, en particular el trabajo del primer Robert Crumb.
Más recientemente sus trabajos se han vuelto más estilizados, en particular a través de su colaboración con Franziska Riemann. Vale la pena detenerse, por ejemplo, en su mazo de naipes Seyfried’s cannabis playing cards (“el mazo de cartas cannabis de Seyfried”) decorado con personajes vinculados al mundo de la cultura hemp, entre ellos el infaltable policía represor, varios dealers y el rey de corazones, Bob Marley, o el rey de piques, Satchmo (es posible acceder al mazo completo en http://www.dxpo-playingcards.com/xpo/dopey/pages/dopey09.htm).
Las cartas están dibujadas en su estilo tardío, por llamarlo de alguna manera, el mismo que aparece en su último álbum hasta la fecha, Kraft durch Freunde (2010), cuyo título hace un duro juego de palabras con “Kraft durch Freude” (“fuerza a través de la alegría”), la organización nazi dedicada a regular el entretenimiento de la población. En sus páginas encontramos una parodia de la obsesión contemporánea por la tecnología de comunicaciones: el moon, un nuevo teléfono celular que hace lo mismo que cualquier otro pero que, además, levita y brilla con la luz de la luna, es lanzado al mercado con inmediata aceptación, hasta el punto que una organización política de derecha lo adopta como parte de su campaña electoral. Eventualmente, un grupo de “freaks”, o militantes de izquierda, intelectuales under y representantes de cierta “cultura alternativa”, interviene en el proceso y expone las intenciones de la organización política. Si bien, conceptualmente, es una ficción bastante simple, el humor y la buena factura de las ilustraciones lo convierten en un trabajo interesante.
Una traducción al castellano (esforzadamente “uruguaya”) de este álbum puede leerse en la muestra Gerhard Seyfried – The Harmonian Anarchist, organizada por la casa bertolt brecht y Montevideo Comics: Además de Kraft durch Freunde traducida y expuesta es posible disfrutar de páginas dispersas de su obra más reciente, de las cartas cannabis y –lamentablemente sólo en el original alemán– los buenísimos volúmenes compilatorios Die Werke y Die Comics (2007).

Tupamaros teutónicos
Entre las obras presentadas en la muestra de casa bertolt brecht llama especialmente la atención el libro Der schwarze Stern der Tupamaros (“La estrella negra de los tupamaros”), parte del ciclo de novelas históricas que Seyfried viene escribiendo desde hace unos diez años. De todas formas, la conexión con Uruguay, más allá del título, no es tan grande como podría parecer: la novela comienza en la ciudad de Colonia del Sacramento, en 1985, y el protagonista del libro (un alter ego del autor) se detiene ante una estrella de cinco puntas pintada en un muro, bajo la cual aparece la leyenda MLN; un poco a la manera de la “memoria involuntaria” explorada por Proust, esta estrella negra lleva al personaje a la Alemania de fines de la década de 1960, cuando él y su pareja integraban un movimiento estudiantil que decía inspirarse en los tupamaros uruguayos, y el resto de la novela trabaja la relación entre ellos y el mundo de la militancia de izquierda durante las décadas previas a la caída del muro. Una vez más, en virtud de la ausencia de traducciones es imposible leer Der scharze Stern en otro idioma que no sea el original alemán. Para la muestra fueron traducidas al español varias secciones, sin embargo, entre ellas el comienzo en Colonia y un fascinante pasaje de discusión entre militantes sobre los pros y los contras de tomar las armas.
Vale la pena darse una vuelta por la muestra e investigar un poco en internet; para los que no sabemos alemán, por supuesto, el lenguaje es una barrera más que importante, pero hay, si se busca con paciencia, algunas páginas en inglés que pueden facilitar el acceso a la obra de este artista (entre ellas <http://tvtropes.org/pmwiki/pmwiki.php/Creator/GerhardSeyfried>), imprescindible para los interesados en ampliar sus referencias historietísticas.

Publicada en La Diaria el 18 de diciembre de 2012

Comentarios

Entradas populares de este blog

Tarántula, Bob Dylan

César Aira, El marmol

Glóbulos de mármol y conspiraciones alienígenas


Las primeras páginas de El mármol, una de las novelas de Aira editadas este año, ofrecen el enigma que el resto del libro se propondrá resolver. En los alrededores de un supermercado un hombre está sentado sobre un bloque de mármol. Se ha bajado los pantalones y se mira las piernas y los genitales, aliviado de encontrarlos. ¿Cómo ha llegado allí? ¿Por qué esta casi desnudo en un espacio público? ¿Y por qué se siente aliviado al comprobar que no ha perdido las piernas o los genitales? El narrador de la novela es ese hombre sentado sobre el mármol, y no conoce la respuesta a tantas preguntas. Busca en su memoria pero el recuerdo se niega a aparecer, así que se propone un sistema para encontrarlo: escribir. El resto del libro será esa indagación, y encontrará su punto final apenas surjan el recuerdo y la respuesta a esas preguntas. En ese sentido, pocas novelas de César Aira (Coronel Pringles, 1949) son tan redondas como El mármol, que llama…

Philip K Dick, Exégesis

Teorías salvajes y el secreto del universo
Un día de febrero de 1974 el escritor estadounidense Philip K. Dick fue al dentista. Hacía días que el dolor en una de sus muelas del juicio se había vuelto insoportable y era necesario extraerla. El proceso implicó el uso de pentotal sódico como anestésico, pero para cuando Dick regresó a su casa el dolor arreció, así que llamó por teléfono a una farmacia cercana y ordenó analgésicos. Al rato una empleada le trajo el pedido; tras abrirle la puerta Dick se quedó absorto por unos instantes: la chica llevaba un colgante con un símbolo que el escritor no reconoció, con forma de dos semicírculos entrelazados para sugerir la forma de un pez… Y brillaba. El colgante arrojaba un extraño resplandor inagotable, para el asombro de Dick, que no atinó a otra cosa que a preguntarle a la muchacha el significado de aquel símbolo. Se trataba del llamado “signo del pez”, por la palabra “pez” en griego koiné, formada con las iniciales de algo así como “Jesús Cri…