Ir al contenido principal

La chica mecánica, Paolo Bacigalupi

Paolo Bacigalupi (Colorado, USA, 1971) es sin lugar a dudas uno de los autores de ciencia ficción  contemporáneos más interesantes. La Chica Mecánica (2009, edición en español de Plaza & Janés, 2011) es su primera novela, y ha pasado a convertirse en un referente indudable del subgénero biopunk, uno de los derivados del ciberpunk, focalizado en las alternativas y dilemas de la ingeniería genética y la biotecnología.
Ambientada en el siglo XXIII y en Tailandia, la novela nos presenta un mundo en el que el calentamiento global y la crisis energética han alterado tremendamente las vidas de los seres humanos. Encontramos
entonces nuevas pautas climáticas, nuevos sistemas políticoeconómicos (la globalización económica es cosa del pasado, por ejemplo), nuevas enfermedades y epidemias y nuevas especies animales diseñadas como un nuevo recurso en un mundo en el que los combustibles fósiles ya casi no existen y el derroche de recursos del siglo XX no es más que un recuerdo remoto de tiempos donde la humanidad vivía en una fiesta de autoindulgencia.
Entre las diversas creaciones de la imaginación de Bacigalupi  encontramos a los “Cheshires”, gatos capaces de cambiar de color famoso y bautizados en homenaje al personaje de Alicia en el país de las maravillas, los Megadontes, elefantes alterados genéticamente para remedar a los Mamuts, y los “neoseres”, androides creados con fines militares o para servir como esclavos sexuales (un poco al estilo de los replicantes de Blade Runner, aunque con un costado de “autómatas” que podría pensarse como un guiño de Bacigalupi a la estética steampunk), originarios de Japón y prohibidos en Tailandia.
Emiko, la protagonista del libro, es un neoser que trabaja en un bar de streepers ofreciendo un show de
sexo explícito; un día se entera de que hacia el norte, en dirección a Japón, existe una ciudad gobernada
y habitada enteramente por neoseres, y se propone partir en busca de la que entiende como una comunidad utópica. En su deseo de abandonar Tailandia, su camino tocará el de los otros personajes principales, Anderson Lake –un pirata genético que trabaja para una corporación occidental en el robo de variedades de frutas y hortalizas diseñadas en Tailandia–, Hock Seng –un antiguo jerarca del imperio chino refugiado en Tailandia tras la caída de su gobierno– y Kanya –una funcionaria del estado tailandés que investiga los movimientos tanto de Lake como de Seng.
La chica mecánica es una novela de lectura ágil y entretenida, especialmente lograda al nivel de los
detalles, que generan un futuro convincente y por momentos fascinante. Si bien no está a la altura
en concepto o alcance imaginativo de clásicos fundadores del subgénero biopunk –como Ribofunk,
de Paul Di Filippo o la trilogía Lilith’s blood de Octavia Butler–, la novela de Bacigalupi es sin duda un referente obligado para los lectores interesados en el presente y futuro inmediato de la ciencia ficción.
Uno de sus mayores aciertos, más allá de la historia atrapante, está en la representación de una economía
que se aparta de las pautas de derroche que todavía imperan en nuestra sociedad; también –y esto
por supuesto requeriría un artículo mucho más largo que esta reseña– vale la pena pensar en la imagen de
la naturaleza presentada por Bacigalupi: el mar invasor cuyo avance perpetuo no podrá ser contenido para siempre, las plagas,los virus que mutan libremente y amenazan los cultivos de los que viven los seres humanos.

Publicada en el número 5 de Fhtagn! Magazine, el 11 de noviembre de 2012

Comentarios

Entradas populares de este blog

Tarántula, Bob Dylan

César Aira, El marmol

Glóbulos de mármol y conspiraciones alienígenas


Las primeras páginas de El mármol, una de las novelas de Aira editadas este año, ofrecen el enigma que el resto del libro se propondrá resolver. En los alrededores de un supermercado un hombre está sentado sobre un bloque de mármol. Se ha bajado los pantalones y se mira las piernas y los genitales, aliviado de encontrarlos. ¿Cómo ha llegado allí? ¿Por qué esta casi desnudo en un espacio público? ¿Y por qué se siente aliviado al comprobar que no ha perdido las piernas o los genitales? El narrador de la novela es ese hombre sentado sobre el mármol, y no conoce la respuesta a tantas preguntas. Busca en su memoria pero el recuerdo se niega a aparecer, así que se propone un sistema para encontrarlo: escribir. El resto del libro será esa indagación, y encontrará su punto final apenas surjan el recuerdo y la respuesta a esas preguntas. En ese sentido, pocas novelas de César Aira (Coronel Pringles, 1949) son tan redondas como El mármol, que llama…

Philip K Dick, Exégesis

Teorías salvajes y el secreto del universo
Un día de febrero de 1974 el escritor estadounidense Philip K. Dick fue al dentista. Hacía días que el dolor en una de sus muelas del juicio se había vuelto insoportable y era necesario extraerla. El proceso implicó el uso de pentotal sódico como anestésico, pero para cuando Dick regresó a su casa el dolor arreció, así que llamó por teléfono a una farmacia cercana y ordenó analgésicos. Al rato una empleada le trajo el pedido; tras abrirle la puerta Dick se quedó absorto por unos instantes: la chica llevaba un colgante con un símbolo que el escritor no reconoció, con forma de dos semicírculos entrelazados para sugerir la forma de un pez… Y brillaba. El colgante arrojaba un extraño resplandor inagotable, para el asombro de Dick, que no atinó a otra cosa que a preguntarle a la muchacha el significado de aquel símbolo. Se trataba del llamado “signo del pez”, por la palabra “pez” en griego koiné, formada con las iniciales de algo así como “Jesús Cri…