Ir al contenido principal

Gustavo Escanlar, La Alemana

Para tipos que no duermen por la noche

En su prólogo al compilado de cuentos Grandes éxitos, un cuento y una despedida, editado por Criatura Editora en 2013, el escritor y periodista argentino Serguio Olguín sostiene que “antes de comenzar a leer a Gustavo Escanlar hay que olvidarse de lo que se conoce de él: de sus apariciones en televisión, de sus opiniones sobre la cultura uruguaya, de sus peleas mediáticas, de la furia que le despertaba la estupidez y de la furia de los bienpensantes. Olvidarse del personaje Escanlar… “ (p.7)

Hacerlo, naturalmente, lleva implicada una postura ante la obra del autor de Estokolmo y la literatura en general, una suerte de principio por el cual la literatura –aunque es cierto que Olguín no habla estrictamente de “comenzar a leer la literatura de Gustavo Escanlar”- debe  entenderse en oposición al o al margen del “personaje” y a ciertos actos o elementos de un perfil de intelectual, comunicador y figura pública. La “literaturización” de Escanlar, por cierto, no sólo es una estrategia válida a la hora de dar cuenta de su lugar en el proceso intelectual uruguayo reciente sino que de algún modo sirve para reveer esa figura que supo ser (y sigue siendo) Gustavo Escanlar: era, podemos decir, ante todo un escritor. Y un gran escritor, por cierto.

También es cierto que el “personaje”, las “apariciones” en TV, sus “opiniones” y sus “peleas mediáticas” pueden ser vistas como partes inextricables del proyecto de Escanlar y de la construcción de su perfil o su figura. De hecho, parece fácil llegar a la conclusión de que Escanlar escribía de tal o cual manera y sobre tales o cuales asuntos porque, además, tenía ciertas “opiniones sobre la cultura uruguaya”, así como también que esas “peleas mediáticas” animan a su literatura y, entonces, hacen a su literatura o son también su literatura (por ejemplo el cuento “Wonderland”, que no se puede leer sin aludir a cierta Alicia y a cierto “Taquislari”). Ficción, política y opiniones sobre la cultura uruguaya, entonces, forman en Escanlar –o, al menos, así puede leérselo- un todo  complejo y también fascinante.

Esto último no descarta la posibilidad –más cercana a lo propuesto por Olguín­- de proponer un abordaje “literario”, digamos, de la obra de Escanlar, así sea caracterizado como apenas una entrada en tema. En ese sentido, ante la reedición reciente de La Alemana por Criatura Editora (el libro había sido publicado originalmente en 2009, por la editorial argentina Factotum Ediciones, y es una ampliación y reescritura de la nouvelle Dos o tres cosas que sé de Gala, publicada en 2006) cabe hablar de no pocos asuntos literarios.

Por ejemplo el lenguaje. Escanlar hace hablar a sus personajes (y a su narrador) en una variante callejera del castellano rioplatense, salpicada de referencias a la cultura pop/rock, de nglés y también de spanglish, pero es notorio que nadie ha hablado, habló o habla de esa manera. Del mismo modo que nadie habló como los personajes de la literatura gauchesca (y que nadie habla como los villeros de Leonardo Oyola), lo que hace Escanlar es construir una ficción del lenguaje, una lengua artificial que se vuelve el cuerpo de sus relatos. Una lengua no real, si se quiere, pero plausible. Una lengua que es en rigor un hecho estético.

Otra coordenada de especial interés tiene que ver con la creación de un mundo ficcional. Hay evidentes conexiones entre La alemana y Estokolmo, por ejemplo, que movilizan personajes recurrentes y situaciones que se convierten en una suerte de mitología urbana, también explorada en textos breves, entre ellos el cuento “lo que son las cosas (la increíble y triste historia del pepino pirelli y sus compañeros desalmados)”. Es fácil proponer a este cuento como uno de los textos más brillantes de Escanlar, que ya desde su título remite a la construcción de un universo ficcional (Macondo, los Buendía, etc) visible en el texto aludido de García Márquez a la vez que lo captura en clave irónica y, por tanto, toma distancia de las claves literarias del colombiano y, por qué no, su generación. Un cuento, es decir, que es, además, un manifiesto.

Esa construcción de mundo no pasa solamente por la mencionada recurrencia de lugares y personajes; hay también un “universo Escanlar”, por llamarlo de alguna manera, en el que ciertas claves (sordidez, violencia, crueldad, lucidez, entre otras) y atmósferas y referencias culturales (música, cine, literatura) se vuelven la sustancia de lo narrado, el “aire que respiran” los personajes y que los conforma, por decirlo con una imagen manida que sin duda hubiese desaprobado Gustavo Escanlar.

En ese sentido es difícil encontrar relatos que no pertenezcan a ese mundo, que también lleva aparejada una concepción de la literatura o una práctica literaria concreta, algo que podríamos asimilar a “la pesada” de la que habló Bolaño en un célebre artículo recogido en Entre paréntesis. Esa línea de los “duros” o los “malos” de la literatura (Céline, Bukowski, cierto Burroughs y, en el Río de la Plata, Osvaldo Lamborghini, Alberto Laiseca y Leonardo Oyola) puede servir de inserción de la obra de Escanlar a un mapa posible de la narrativa uruguaya reciente, y colocarla en relación a ese grupo que fue llamado de “los crueles” y que incluyó al Gabriel Peveroni de La Cura y al Daniel Mella de Derretimiento. La creación de un mundo mezquino, desencantado y grotesco, además, acerca la obra de Escanlar a la de otro referente ineludible de la narrativa uruguaya reciente, Felipe Polleri.

A la vez –y aquí se vuelve indispensable apelar, como estrategia de lectura de su obra, al trabajo crítico de Escanlar y sus opiniones-, esta “literatura de la pesada” aparece en clara oposición a la narrativa del yo de la que hace unos años habló Gabriel Lagos para referirse a la escritura de algunos integrantes de la generación nacida durante la dictadura, es decir la inmediatamente posterior a la de Escanlar. Habría que pensar, entonces, dónde están los herederos de Escanlar, si es que los hay. El nombre de El Hoski podría aparecer con cierta claridad, a la vez que es fácil constatar que la gran mayoría de los escritores menores de cuarenta que empezaron a publicar en los dosmiles y siguen visibles y en actividad han adoptado posturas más bien distintas, casi siempre más escrupulosas, “sensatas” y más cercanas a ciertas tradiciones literarias, casi todas más aplacadas y menos beligerantes, muy pocas apostando por la construcción de un “personaje” en el sentido en que podemos decir que lo hizo Gustavo Escanlar.

 La Alemana, en última instancia y ya olvidándonos de cartografías, es una historia vertiginosa, llena de sexo, violencia, corrupción y desesperanza. Una vez que se la comienza es imposible dejarla de lado: hay que leerla hasta el final, como quien apura un trago amargo. O, mejor, como quien apura un tónico o antídoto de sabor desagradable pero que nos salvará el cuerpo. Escanlar murió hace ya cinco años, entonces, pero sus libros siguen curándonos de la mediocridad gris de tanta literatura uruguaya.

 Publicada en La Diaria el 18 de junio de 2015



Comentarios

  1. hola, alguiem me podría dar una idea de que se trata, quisiera leerlo,por las buenas críticas que tiene ,pero una idea por lo menos de la temática. gracias

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Tarántula, Bob Dylan

César Aira, El marmol

Glóbulos de mármol y conspiraciones alienígenas


Las primeras páginas de El mármol, una de las novelas de Aira editadas este año, ofrecen el enigma que el resto del libro se propondrá resolver. En los alrededores de un supermercado un hombre está sentado sobre un bloque de mármol. Se ha bajado los pantalones y se mira las piernas y los genitales, aliviado de encontrarlos. ¿Cómo ha llegado allí? ¿Por qué esta casi desnudo en un espacio público? ¿Y por qué se siente aliviado al comprobar que no ha perdido las piernas o los genitales? El narrador de la novela es ese hombre sentado sobre el mármol, y no conoce la respuesta a tantas preguntas. Busca en su memoria pero el recuerdo se niega a aparecer, así que se propone un sistema para encontrarlo: escribir. El resto del libro será esa indagación, y encontrará su punto final apenas surjan el recuerdo y la respuesta a esas preguntas. En ese sentido, pocas novelas de César Aira (Coronel Pringles, 1949) son tan redondas como El mármol, que llama…

Philip K Dick, Exégesis

Teorías salvajes y el secreto del universo
Un día de febrero de 1974 el escritor estadounidense Philip K. Dick fue al dentista. Hacía días que el dolor en una de sus muelas del juicio se había vuelto insoportable y era necesario extraerla. El proceso implicó el uso de pentotal sódico como anestésico, pero para cuando Dick regresó a su casa el dolor arreció, así que llamó por teléfono a una farmacia cercana y ordenó analgésicos. Al rato una empleada le trajo el pedido; tras abrirle la puerta Dick se quedó absorto por unos instantes: la chica llevaba un colgante con un símbolo que el escritor no reconoció, con forma de dos semicírculos entrelazados para sugerir la forma de un pez… Y brillaba. El colgante arrojaba un extraño resplandor inagotable, para el asombro de Dick, que no atinó a otra cosa que a preguntarle a la muchacha el significado de aquel símbolo. Se trataba del llamado “signo del pez”, por la palabra “pez” en griego koiné, formada con las iniciales de algo así como “Jesús Cri…