Ir al contenido principal

El miserere de los cocodrilos, Mercedes Rosende



Voces e imágenes


Una lectura de los –hasta la fecha– veinte libros de la colección de novela negra/policial Cosecha roja podría arrojar algunas hipótesis interesantes. Una de ellas pasaría por constatar determinadas costumbres estilísticas o de escritura; así, la gran mayoría de las novelas publicadas por la colección apuestan ante todo a la exposición eficiente de la trama, proponen lo narrativo como un valor fundamental y, a la hora de permitirse ciertas complicaciones o alejamientos del molde más lineal, las resuelven mayoritariamente apelando al recurso del flashback que aporte un contexto narrativo más amplio a la anécdota expuesta como el asunto central del libro (y la gran mayoría de los libros de la colección, de alguna manera, parecen novelas construidas mediante la expansión, casi siempre enriquecedora, de lo que podría haber sido resuelto en un cuento largo). 
 
Pero hay algunas excepciones. O, dicho de otra manera, hay en Cosecha roja un buen número de novelas digamos “típicas” para la colección y, también, unas tres o cuatro que podrían reclamar la designación contraria. Entre esas “atípicas” acaso la mejor sea Los trabajos del amor, de Damián González Bertolino, que exhibe un cierto espesor de lenguaje pensable como un llamador de atención a la par de los asuntos narrados, a la vez que en los cuentos de Sultanes del swing, de Leonardo Oyola, cabe encontrar un registro lingüístico marcadamente ajeno (por su artificialidad y por su espectacularida) al tono más o menos imperante en los otros libros de la colección. 
 
El miserere de los cocodrilos, de Mercedes Rosende, última entrega por ahora de Cosecha roja, podría ser pensada desde ese lugar de atipicidad. Para empezar, su trama está seguramente entre las más complejas de la colección; encontramos el planeamiento de un crimen, la investigación al respecto a cargo de una policía, una exposición de varios niveles de corrupción, el trabajo sobre un personaje especialmente interesante (que viene de una novela anterior de Rosende, Una mujer equivocada) y un trabajo destacable sobre ciertos personajes que cabe pensar como “secundarios”. Sólo por esto vale la pena proponer a El miserere… como uno de los libros más recomendables de Cosecha roja. De hecho, la relación entre esta novela y algunas corrientes contemporáneas del género negro permite pensar en cómo cabe reescribir (felizmente) ciertas tradiciones desde un lugar marcadamente local. 
 
Pero hay más. La novela, en última instancia, es llamativa ante todo (además de por su excelente manejo de la narración en tiempo presente) por la construcción de su narrador y la relación de este con lo narrado. Abundan, por ejemplo, juegos con la consabida cuarta pared en los que el narrador adquiere cierto espesor en base a la manera en que parece dirigirse al lector (“imagínense la sala de espera del Juzgado Penal”, p.72). A la vez, ese narrador se vuelve especialmente llamativo por la manera en que construye los personajes y cómo parece declarar la distancia (mayor a veces, menor en otras ocasiones) que lo separa de estos (“cosas que Úrsula no hace jamás: bajar escaleras de dos en dos, arrepentirse, correr…”, p.130), por su manera de ceder el paso a (o fingir) la voz de algunos personajes (“Úrsula soy yo. Tengo una montaña de traducciones abandonadas al costado de la cama…”, p.221, “Estoy sentada en el escritorio de mi oficina, los auriculares puestos, la lapicera en la derecha…”, p.224), por incorporar discursos ajenos a la narrativa literaria (“Nota de prensa extraída de El informante”, p.219), por modular narración y descripciones hacia un tono descriptivo/narrativo que puede recordar a un guión cinematográfico por momentos y que establece también una forma de complicidad o cercanía con el lector (“La escena que sigue es más bien triste: día frío, apenas se ve gente…”, p.91; “Madrugada. El amanecer se va filtrando entre las cortinas del viejo apartamento, primero tenue, pálido, después con ese resplandor de fuego de las primeras luces invernales…”, p.140; “La escena es así: a diez metros de la esquina…”, p.147), por abundar en detalles técnicos, por ejemplo sobre armas y vehículos (“ametralladora M960, calibre: 9x19mm Luger, peso: 2,17 kg vacía, longitud abierta: 835mm”, p.147, nivel de detalle que sin duda instala en el lector una serie de significados que afectan no sólo su percepción de cómo se le viene contando la historia sino que parecen además construir una suerte de imagen de autor, de digamos perfil o personalidad literaria atribuible a Mercedes Rosende, por ejemplo como alguien que ha investigado hasta ese nivel de detalle la realidad “real” del crimen), y, para terminar este listado sin duda incompleto, por problematizar ocasionalmente lo que sabe o dice saber el narrador de los personajes y los acontecimientos o, dicho de otro modo, a la exposición de esa información (“Parecería que Úrsula no tuvo una buena noche…”, p.31).
 
El miserere de los cocodrilos es, entonces, una de las novelas más ricas (en recursos, procedimientos y registros de escritura) de las veinte de Cosecha roja. El lector que busque un relato sólido y una sabia apropiación de (o instalación en) las pautas y tradiciones del género negro, sin duda que encontrará todo eso y más, pero, a la vez, quienes busquen también un trabajo sobre modos de narrar y modos de escribir tampoco saldrán defraudados. En ese sentido, de hecho, la novela de Rosende llama la atención no sólo desde el contexto de la novela policial o negra escrita en nuestro país en los últimos años (y digámoslo de una vez por todas: para el género hay un antes y después de Cosecha Roja) sino también desde un panorama más amplio de la nueva narrativa uruguaya.

Publicada en La Diaria el 28 de octubre de 2016

Comentarios

Entradas populares de este blog

Tarántula, Bob Dylan

César Aira, El marmol

Glóbulos de mármol y conspiraciones alienígenas


Las primeras páginas de El mármol, una de las novelas de Aira editadas este año, ofrecen el enigma que el resto del libro se propondrá resolver. En los alrededores de un supermercado un hombre está sentado sobre un bloque de mármol. Se ha bajado los pantalones y se mira las piernas y los genitales, aliviado de encontrarlos. ¿Cómo ha llegado allí? ¿Por qué esta casi desnudo en un espacio público? ¿Y por qué se siente aliviado al comprobar que no ha perdido las piernas o los genitales? El narrador de la novela es ese hombre sentado sobre el mármol, y no conoce la respuesta a tantas preguntas. Busca en su memoria pero el recuerdo se niega a aparecer, así que se propone un sistema para encontrarlo: escribir. El resto del libro será esa indagación, y encontrará su punto final apenas surjan el recuerdo y la respuesta a esas preguntas. En ese sentido, pocas novelas de César Aira (Coronel Pringles, 1949) son tan redondas como El mármol, que llama…

Philip K Dick, Exégesis

Teorías salvajes y el secreto del universo
Un día de febrero de 1974 el escritor estadounidense Philip K. Dick fue al dentista. Hacía días que el dolor en una de sus muelas del juicio se había vuelto insoportable y era necesario extraerla. El proceso implicó el uso de pentotal sódico como anestésico, pero para cuando Dick regresó a su casa el dolor arreció, así que llamó por teléfono a una farmacia cercana y ordenó analgésicos. Al rato una empleada le trajo el pedido; tras abrirle la puerta Dick se quedó absorto por unos instantes: la chica llevaba un colgante con un símbolo que el escritor no reconoció, con forma de dos semicírculos entrelazados para sugerir la forma de un pez… Y brillaba. El colgante arrojaba un extraño resplandor inagotable, para el asombro de Dick, que no atinó a otra cosa que a preguntarle a la muchacha el significado de aquel símbolo. Se trataba del llamado “signo del pez”, por la palabra “pez” en griego koiné, formada con las iniciales de algo así como “Jesús Cri…